Nuestro Colegio

“El trigo amontonado se corroe, pero si se dispersa crecerá”; así comienza nuestra historia y recordamos con alegría las intrépidas hermanas que escuchando el clamor de la humanidad, deciden fructificar la semilla que les fue confiada, aventurándose en tierras extranjeras, hasta llegar a Colombia el 27 de mayo de 1873.
Inspiradas por la Providencia, las hijas de Marie Poussepin, llevan por todas partes el conocimiento de Jesucristo y de sus misterios. En Colombia emprenden una travesía por el Magdalena hasta llegar al interior del país, y desde Bogotá, en 1888, por iniciativa del Padre Esteban García Figueroa, las hermanas llegan a Piedecuesta el 18 de febrero, con la misión de atender el hospital San Juan de Dios de la localidad. Pronto abrirán una escuela gratuita, conocida como Escuela Pobre bajo la dirección de Mére Agustin Marie, superiora de la naciente comunidad.
Con el paso del tiempo la institución fue creciendo hasta que en 1923 las hermanas, en cabeza de Madre Clara Amelia, dirigían 3 escuelas oficiales, y el colegio podía recibir jóvenes internas. Siete años después en 1930, durante el superiorato de la Madre Luisa de las Mercedes, se funda la “Casa Protectora” cuyo objetivo específico era la protección de las niñas.

De 1956 a 1958, siendo la superiora de la comunidad Madre Rafaela de Carmen, esta obra polivalente acoge cada 6 meses a las jóvenes que se inician en la vida religiosa, adaptando para ello una parte de la casa destinada al postulantado de la Provincia naciente.
Para 1965, después de grandes esfuerzos, el ministerio de educación, aprueba el Bachillerato Básico, Técnico en Comercio, Estudios de Profesorado, con un total de 470 Bachilleres para la fecha. Van surgiendo las buenas nuevas en la Institución, y es así como el 15 de abril de 1970, con gran alegría se funda el hogar de la Joven Campesina, por petición del Presbítero Jesús María Prada, en el periodo de Hna. Luz Helena de los Ángeles, superiora de la comunidad. Su objetivo será redimir a la joven campesina, a la mujer deseosa de promoción.
Pero no todas son buenas noticias. Tras la oficialización de la primaria en 1972 y su separación completa del colegio, una hermana queda frente a su dirección hasta 1978 cuando es retirada de su servicio. A este acontecimiento sucede el cierre de la comunidad de hermanas presentes en el hospital en el año de 1977. Así, para el año de 1979 la comunidad estaba conformada por 11 hermanas encargadas de la Institución educativa y el Hogar de la Joven Campesina entre ellas Hna. Elisa Victoria, rectora y superiora de la comunidad; mientras una de ellas continuaba haciendo presencia en el hospital, como enfermera auxiliar; todo esto, sin contar también los servicios prestados a la parroquia desde la catequesis, los grupos de oración y la pastoral juvenil.

En 1988, en la dirección de Hna. Teresa de Jesús Lizcano Sarmiento, el colegio celebra su centenario de fundación que fue un recordar de lo vivido desde la llegada de las hermanas hasta el presente, en donde se constató la eficiencia de su presencia misionera en todos los campos de acción apostólica.
Dos años después, en 1990 se inaugura el nuevo auditorio del colegio con capacidad para 500 personas. Se empieza a percibir a la vez, en esta misma década, las necesidades de la planta física de la institución y las dificultades económicas, y surge una búsqueda de la calidad educativa, que lleva a la toma de conciencia de un cambio en la educación de acuerdo a lo planteado en la ley 115 de 1994 cuyo objeto es concebir la educación como un proceso de formación permanente, personal, cultural y social que se fundamenta en una concepción integral de la persona humana, de su dignidad, de sus derechos y de sus deberes.
Para el 2002, la realidad del colegio se torna difícil debido a la situación económica y a la imposibilidad de aumentar el personal docente en la institución, cuando las leyes del estado van restringiendo las plazas en comisión que se tienen de éste. Es tiempo de retos afrontados de forma creativa y esperanzadora por Hna. Anabel Jaimes Bautista, rectora de la institución, y su comunidad.

A pesar de las dificultades, en este año el colegio tuvo la satisfacción de ocupar el primer puesto en el ICFES en la ciudad de Piedecuesta, quedando en nivel superior. Y por primera vez se concede el título de bachiller a los jóvenes, que hace seis años ingresaron al Colegio rompiendo así la tradición de Colegio femenino.
En el 2003 crece la deserción estudiantil pues, por influencia de la situación económica del momento vivida en el municipio, se constata la preferencia por el sector oficial. Es así como en respuesta a la baja del personal, y queriendo extender el campo de misión, se crea el CLEI que atiende a 50 estudiantes, jóvenes que en su edad ya no pueden asistir a una educación sistemática.
Es en situaciones como estas, cuando la esperanza parece perderse, que constatamos la sabiduría y el amor de Dios. Así desde el año 2008 la institución experimenta un aumento en la población estudiantil, pasando de 266 estudiantes a 873 actualmente. Pronto, ante el número de estudiantes, para este tiempo 100 niños en la sección de primaria, y de acuerdo al inicio del trabajo por medio de dos escuelas nuevas y su metodología de aceleración de aprendizaje, se ve la necesidad de construir una nueva sede para la primaria que fue inaugurada el 28 de noviembre de 2010, al contar con 100 estudiantes.
Vienen épocas de prosperidad. Hna. Carmen Cecilia Flórez Montaño, inicia en el colegio un proceso de búsqueda de la calidad, denominado Panales de Amor, bajo el lema “construyendo panales de amor se cambia una vida, se cambia una generación” en convenio con NUTRESA. Trabajo que dio como resultado el certificado de líderes del siglo XXI. Con alegría se celebra la inauguración de la nueva casa de la comunidad el 19 de marzo de 2012, día de San José, y el 15 de septiembre de 2013 se inaugura la capilla después de su remodelación con una Eucaristía presidida por Monseñor Ismael Rueda Sierra. Todos los buenos acontecimientos son preparativos que permitirán celebrar con más gozo los 125 años del Colegio, sembrando amor y esperanza en la población piedecuestana desde el primer día de la llegada de las hermanas. De esta forma llega el 2013, y toda la comunidad se dispone para celebrar los 125 años de la institución a través de 4 momentos.

En el año 2014, Hna. Omaira del Carmen Sánchez Ardila superiora de la comunidad, asume la rectoría de la institución, llevando adelante los procesos de Certificación de Calidad y la resignificación del proyecto educativo institucional (PEI), teniendo en mente grandes proyectos en bien de la comunidad educativa que propician un ambiente sano y agradable, la seguridad dentro de la institución, y la innovación en el aula.
En este periodo, se dan importantes cambios en la planta física del colegio, con la adecuación de espacios como: la construcción de dos aulas, la emisora, la recepción y gestión documental, siempre en busca de una mejora continua. La población estudiantil va en aumento y ha permanecido estable de acuerdo al número de estudiantes del año anterior, y de la capacidad de cobertura de la institución.
Examinando la proyección social de la institución, y teniendo en cuenta los factores externos e internos, se decide que en el 2015 no funcionará el CLEI ya que se redujo el número de estudiantes y no alcanza el requerido por la secretaria de educación.
En el 2016 la comunidad educativa valora los esfuerzos realizados durante años, que dieron como resultado un desempeño MUY SUPERIOR en las pruebas saber 11°.

Para el año 2017 se inaugura la Banda de Honor y se consolidan los semilleros de investigación del colegio, que alcanzaron logros significativos a nivel departamental y nacional, representando a la institución. Así mismo se mantiene el desempeño MUY SUPERIOR ocupando el sexto puesto a nivel municipal en las pruebas saber 11°.
Desde el inicio de la obra, hasta hoy el objetivo ha sido llegar a la población más vulnerable de la localidad, así empezó la “Escuela Pobre”, de forma gratuita y dirigida a los más necesitados, y fiel al Carisma procura permanecer hoy la comunidad, ofreciendo la oportunidad a jóvenes y niños de escasos recursos al recibir en la institución una formación sólida en valores cristianos. Es de resaltar, la presencia de las jóvenes del hogar “María Margarita” que realizan sus estudios en la institución desde años anteriores.
El 20 de diciembre de 2017, ICONTEC otorga la certificación bajo la norma ISO 9001:2015 en el Sistema de Gestión de Calidad, en una celebración sobria y familiar.
En el año 2018 se continúa fortaleciendo el proceso del SGC, evidencia de esto son los resultados de la auditoria de seguimiento. Así mismo, el colegio se ubica en el quinto puesto a nivel municipal en las pruebas Saber 11° y continua en el nivel Muy Superior o Nivel Avanzado. En octubre de este año se congrega a toda la comunidad educativa e invitados especiales para agradecer a Dios y celebrar los 130 años de la institución. En este ambiente de gratitud por la obra de las Hermanas de La Presentación, su trascendencia y legado, el alcalde Danny Alexander Ramírez Rojas, hizo entrega a Hna. Omaira del C. Sánchez Ardila, la Orden Victoriana Diego Paredes, en la categoría de GRAN CRUZ, máxima condecoración, por el trabajo realizado en la comunidad de Piedecuesta formando a niños y jóvenes bajo el sello Presentación de Piedad, Sencillez y Trabajo.
Han pasado 130 años construyendo una historia que hace posible el presente, con un pueblo que camina hacia su liberación y crecimiento. La obra de la Providencia ha permanecido viva a través de tantas hermanas, docentes, estudiantes y exalumnos, que desde su cooperación y la sencillez de su vida hacen posible la construcción de una sociedad justa y humana.
La historia se hace hoy para nosotros inspiración, ánimo, esperanza y seguridad, al reconocer en ella la presencia viva de Dios que camina con nosotros e ilumina nuestros pasos, en las dificultades asumidas y superadas; en los gozos ofrecidos como alabanza al Dios de la vida.
Solo aquellas obras que vienen de Dios perduran en el tiempo a pesar de los vientos contrarios. El colegio de La Presentación de Piedecuesta, permanece al servicio de la niñez y la juventud, y en los corazones de quienes han descubierto en él la fuerza renovadora de Dios, que recrea y dignifica al ser.

Fundadora de la Hermanas de la Caridad Dominicas de la Presentación de la Santísima Virgen.Nació en Dourdan (Francia) el 14 de octubre de 1653. Fundó la comunidad en 1696, en Sainville, población Francesa, entonces devastada por la guerra, el hambre y las epidemias.

Mujer noble y sencilla, PIADOSA, TRABAJADORA Y HUMILDE, caritativa, audaz y creativa. Conocida como “La fiel sierva de Dios”. Muere el 24 de enero de 1744. Sus restos reposan en un sitio de honor en la capilla de la Casa Madre, en la Bretèche, Tours, Francia.

El 20 de noviembre de 1994 en la ciudad de Roma fue Proclamada BIENAVENTURADA por su Santidad Juan Pablo II como “APÓSTOL SOCIAL DE LA CARIDAD”.