Rectoría

IMG_1704
LA HISTORIA CONTINÚA… Es dinámica y se va forjando en el quehacer constructivo, desde el empoderamiento que cada uno asume en la misión que ejerce, como aporte a nuestra vocación de educadores, que nos realiza y nos impulsa a estar de pie ante las dificultades de la vida con una actitud de esperanza que renueva y recrea el ser de cada persona. Es ahí donde Dios, como Padre amoroso de todos, fija su mirada, nos sonríe, nos alienta, fortalece y nos hace capaces de propiciar el cambio, de hacer la diferencia, y sobre todo, de descubrir el valor de ser FAMILIA PRESENTACIÓN. El Papa Francisco, en su Encíclica “LAUDATO SI”, nos dice: … “desearía que todos asumiéramos el compromiso de respetar y custodiar la creación, de contrarrestar la cultura del desperdicio y del descarte, para promover una cultura de la solidaridad y del encuentro.” Este mensaje del Papa nos invita a repensar en la responsabilidad que tenemos de entregar a las generaciones futuras una casa habitable, plena de vida y de alegría, capaz de satisfacer las necesidades del ser que la habita. La primera exigencia está en el hogar. Así como lo construyamos, así será nuestro aporte a nuestro segundo hogar: EL COLEGIO. De ahí la necesidad del respeto a cada uno de sus espacios, la obligación de mantener un ambiente saludable, armónico, atractivo, lleno de paz y alegría, para poder así, ser mañana ciudadanos competentes, íntegros, comprometidos con la verdad y la justicia, para construir una sociedad equitativa y humana. Familia Presentación, recuerden que el cambio se inicia en el hogar, allí, en ese círculo pequeño, se construye el futuro y se forja una nueva sociedad. María, Reina y Madre de la Presentación, nos guarde en su corazón y nos alcance de su hijo Jesucristo, las gracias necesarias para fortalecer la convivencia en nuestros hogares.